Sobrevivir dentro del sistema de alcantarillado

Publicado el

En el siguiente manual os voy a describir algunas de las recomendaciones para poder descender al sistema de alcantarillado. La mayoría de estas medidas vienen recomendadas por la Comunidad de Madrid en el Manual de Prevención de Riesgos Laborales Para Trabajos De Poceria (2013) y las trataré de adecuar dentro de las exploraciones urbanas.

Lo primero que tenemos que tener en cuenta, es el de poder disponer de todas las medidas de seguridad posibles para garantizar nuestra seguridad y la de los demás. Es muy frecuente encontrar instalaciones de pocería en un estado muy deficiente debido que a lo largo del tiempo sufren muchas agresiones por parte de las aguas residuales, junto a que no es muy habitual el que se realicen tareas de conservación y mantenimiento. Esto sumado a los riesgos que conlleva introducirse en espacios confinados hacen que sea uno de los sitios más peligrosos para introducirse.

La primera medida de seguridad básica es avisar a una persona de confianza sobre los propósitos de la exploración. Para ello describiremos el punto de entrada y de salida, el tiempo estimado de la exploración y la hora de entrada. Con esto conseguiremos que ante cualquier accidente tras sobrepasar los tiempos de seguridad establecidos, la otra persona sepa en todo momento donde nos encontramos, pues bajo tierra no hay ningún tipo de cobertura móvil.
También es muy importante saber con antelación el lugar donde vamos a introducirnos y los posibles riesgos que nos podemos encontrar, junto con posibles salidas de emergencia (si dispusiera)

Equipos de protección individual

Es fundamental que dispongamos de los siguientes elementos de protección individual:

  • Ropa adecuada: se recomienda ropa vieja que no importe tirar, larga para cubrir todas nuestras extremidades y a poder ser que se adecue a cambios bruscos de temperaturas.
  • Ropa impermeable: para cubrir nuestro cuerpo y evitar que la ropa absorba la humedad y que nos mojemos por salpicaduras o goteras.
  • Protección para la cabeza: soy consciente de que llevar un casco es complicado, pero al menos es recomendable llevar un gorro o a poder ser una gorra. Cuando estamos en espacios confinados es difícil calcular las alturas cuando caminamos y es muy habitual darse con la cabeza en techos, por lo que con un elemento de protección en la cabeza lograremos disminuir el impacto o la rozadura. Si llevamos una gorra evitaremos, que si estamos subiendo o bajando una escalera nos caigan partículas en los ojos (también pueden usarse gafas de protección).
  • Guantes: uno de los elementos esenciales. Sirve tanto para protección mecánica como frente a contacto con sustancias
  • Botas de agua: para todos aquellos espacios donde haya presencia de agua. Si puede ser con plantilla y punta de acero mejor.
  • Mascarilla antipolvo: para la presencia de partículas.
  • Mascara para gases: si pudieran encontrarse ciertos gases perjudiciales. El empleo de mascarillas buconasales está limitado a estancias de muy corta duración para contaminantes olfativamente detectables y para concentraciones muy bajas.
  • Explosímetro y medidor de oxígeno: sin lugar a duda el elemento principal que nos avisará de ciertos gases explosivos y perjudiciales para la respiración; así como la ausencia de oxígeno. Saber la calidad de aire es lo primordial en estas situaciones

Otros riesgos

Sin olvidar los elementos de protección debemos tener en cuanta otros riesgos que pueden afectarnos en el interior del recinto como:

  • Riesgos por productos cáusticos o corrosivos
  • Caídas al mismo nivel: por la existencia de suelos resbaladizos, presencia de lodos o a causa de materiales existentes en el suelo
  • Riesgos por desprendimientos
  • Riesgos de asfixia (ver el post sobre gases tóxicos)
  • Riesgos térmicos (generados por altas temperaturas)
  • Riesgos por cortes, golpes o pinchazos: se deben a las limitaciones de espacio y por el bajo nivel de iluminación
  • Riesgos biológicos (parásitos, bacterias, roedores, etc…), explicados a continuación
  • Riesgos por caudal: debemos estar al tanto de las previsiones meteorológicas y evitar de primera mano acceder con lluvia o riesgo de lluvia
  • Riesgos por caudal imprevisto: en muchas ocasiones no somos conscientes de como se puede comportar la red de alcantarillado y si nos encontramos en algún colector podemos tener un aumento de caudal por un desvío imprevisto de las corrientes. Mucho cuidado los tanques de tormentas que pueden tener sistemas de limpiados imprevistos.
Es importante tener cuidado con los espacios cargados

Intoxicación por vía aérea

Se debe a la presencia de sustancias tóxicas en la atmósfera. Las más frecuentes son:

  • Monóxido de carbono (CO): gas inodoro e incoloro con un peso parecido al del aire. Normalmente es un subproducto de la combustión incompleta de los vehículos por eso se puede encontrar en aquellas galerías o pozos que se encuentran en calzadas con tráfico rodado (también puede encontrarse por fugas en conducciones de distribución de gas para uso doméstico, en las galerías de servicio). La exposición al monóxido de carbono puede ir desde un ligero mareo hasta la muerte. Algunos efectos pueden aparecer varios días después en el caso de los efectos neuropsiquiátricos.
  • Sulfuro de hidrógeno (Sh2): es una gas más pesado pesado que el aire y el vapor de agua, por lo que tiende a acumularse en zonas bajas. Tiene un olor característico a huevos podridos, aunque en concentraciones superiores a 50ppm el olfato se satura y deja de percibirse. Se origina por la descomposición bacteriana de materias orgánicas. Es extremadamente tóxico y en concentraciones bajas es inflamable.
  • Amoniaco (NH2): es una gas incoloro más ligero que el aire. Se caracteriza por tener un fuerte olor desagradable. Se produce durante la descomposición de la materia orgánica. Es un fuerte irritante de los ojos y de las vías respiratorias. En altas concentraciones puede llegar a producir la muerte por espasmo bronquial

Riesgo de asfixia

  • Deficiencia de oxígeno: Se considera que una atmósfera es deficiente en oxígeno cuando la concentración de éste en volumen es inferior al 19,5%. Esta reducción en el oxígeno presente se debe generalmente al desplazamiento que sufre por la presencia de otros gases o a su consumo en reacciones de oxidación. Los efectos sobre el organismo dependerán de la concentración que realmente exista, y pueden ir desde la aceleración del ritmo respiratorio hasta la muerte. (ver el post sobre gases)
  • Presencia de dióxido de carbono (CO2): gas inodoro e incoloro más pesado que el aire. Se genera durante la descomposición de materia orgánica. Su toxicidad se ve potenciada por la capacidad que tiene de desplazar al oxígeno
  • Inmersión o ahogamiento: debido al aumento del caudal por lluvias, o un desagüe masivo (por ejemplo el de una piscina)

Riesgos de incendio o explosión

Se debe por la presencia de sustancias inflamables:

  • Metano (CH4): gas más ligero que el aire. Se debe por la descomposición de materia orgánica.

Riesgos biológicos

Pueden ser debidos por la agresión directa de un ser vivo (como las ratas) o por contagio a través de la piel, la mucosa, por inhalación e ingestión. Se consideran como agentes biológicos los virus, bacterias, hongos y parásitos, así como los productos y estructuras elaborados por ellos que pueden causar alergias y toxicidad.

ENFERMEDADES TRANSMISIBLESMODOS DE TRANSMISIÓN MÁS COMUNES
Tétanos• Penetración a través de heridas y quemaduras.
Hepatitis víricas tipos A y E, salmonelosis, diarreas coliformes. En zonas endémicas: fiebres tifoideas, poliomielitis, cólera, disentería, etc. • Ingestión de agua o alimentos contaminados, principalmente por el contacto con aguas fecales.
Leptospirosis • Contacto con aguas contaminadas por deyecciones de roedores, principalmente a través de heridas y de las mucosas de los ojos, nariz y boca.
• Ingestión de alimentos contaminados.
• Inhalación de partículas contaminadas.
Hepatitis víricas tipos B, C y D SIDA • Heridas con objetos contaminados por fluidos corporales, principalmente jeringuillas.
Tuberculosis, Brucelosis • En alcantarillado directamente afectado por mataderos, establos, granjas, etc.:
• En contacto con la piel y mucosas con restos de animales infectados.
• Contacto e inhalación de gotículas contaminadas.
“Fiebre por mordedura de ratas” • A través de ratas, principalmente por mordedura de ratas.
Infección de heridas • Contacto con microorganismos patógenos.

La forma de evitar estos riesgos biológicos es en parte los descritos al principio como la protección contra el contacto con aguas y elementos contaminados mediante el uso de guantes, calzado y vestuario adecuado. Además, debemos evitar el contacto de la cara o zonas sensibles a infecciones durante la estancia en el interior hasta que se efectué un lavado de manos con jabón antiséptico dérmico.

Me encontraba con unos amigos explorando uno de los colectores más grandes de Madrid. Nos encontrábamos ya casi al final de nuestra travesía cuando en el suelo me encontré una rata muerta por ahogamiento en fase de descomposición. En ese momento me pareció buena idea acercarme para poder hacer una toma de vídeo. Para ello el agarre de la cola (con guantes) y la puse en una zona de suelo sin barro.
Al día siguiente en el trabajo empecé a tener una fuerte fiebre y vómitos. De camino a casa, en el metro, me tuve que bajar a medio camino y en la propia estación empecé a vomitar. Nunca más tocaría una rata

190321

Procedimientos de emergencia y rescate

Se debe planificar el método de rescate más adecuado a cada situación para facilitar la recuperación de las personas accidentadas.

  • Lo ideal es que en el exterior exista un observador que no se debe introducir al menos que cuente con un relevo, pero ante la dificultad de este procedimiento es de vital importancia que alguien de confianza sepa la ubicación y las horas de la exploración.
  • La regla más importante en el rescate es que primero tienes que garantizar tu vida para asistir a otra persona. Si no es el caso no se deberá auxiliar a la otra persona.
  • El rescate debe ser rápido, pero no precipitado o inseguro.
  • El accidentado debe recibir aire respirable lo antes posible
  • El accidentado necesitará asistencia médica urgente
  • Ante cualquier situación lo primero será avisar si es posible a los servicios de emergencia, facilitando el mayor número de datos posibles y proceder según sus indicaciones

Registrado bajo safecreative

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *