Saltar al contenido

La vieja tuneladora

Sin duda una de las exploraciones más sorprendentes que he podido realizar, no solo por la magnitud o la complejidad, sino por lo que representa para mí este viaje a las profundidades de una de las partes más ocultas de la ciudad.

Cuando comencé a interesarme por la exploración del subsuelo no había ningún otro explorador que mostrara sus aventuras por redes sociales. Excepto un pequeño grupo llamado truckrruners. Entre una de sus hazañas estaba la exploración de una antigua tuneladora que había quedado abandonada al fondo de un misterioso túnel.

Cuando investigue sobre este grupo me di cuenta que habían borrado cualquier rastro que había de ellos en Internet a raíz de esta exploración. En ese momento no sabía los motivos precisos.

Pasaron 3 años hasta que conseguí el contacto de uno de ellos y pudimos conversar sobre tal hazaña. En aquel preciso momento supe, que tenía que adentrarme en la profundidad de la ciudad para poder ver con mis propios ojos aquella gigantesca máquina. Por ello reuní a unos amigos, Sergio (@symmetricalvandal) y Sergi (@eisigram) y nos pusimos manos a la obra

DSC06280-Editar
DSC06275

El primer día de exploración logramos encontrar una entrada mas o menos fácil. Intentamos seguir un recorrido lógico en el más estricto silencio, pues como es de costumbre es zona vigilada. Esto no es tarea fácil, pues la problemática de tener que andar por una zona oscura sin poder dar luces, sumado a que es un terreno peligroso lo dificulta.
En mitad de la noche nos encontrábamos descendiendo por un enorme agujero. Jamás había visto algo así en mi vida y mi mente estaba trabajando al 100% para que pudiera salir todo a la perfección. El mínimo fallo y toda la misión se complicaría.
Logramos descender al túnel y empezamos a preparar todo el equipo.
Como es de costumbre tengo la difícil tarea de tener que hacer fotografía y vídeo, lo que me complica mucho los tiempos y más estando en una zona crítica. En ese momento mientras mis compañeros se adelantaron, yo me quedé en el inicio para realizar un par de fotografías más.

DSC06290-Editar


Me di la vuelta y pude ver como dos luces a lo lejos estaban descendiendo. No sabía si es que nos habían visto o simplemente estaban dirigiéndose a algún punto en concreto.
Tuve que ser rápido, así que cogí todo mi equipo como pude y me dispuse a a dar unos primeros pasos acelerados para más tarde hacer una pequeña carrera.
Estuve pensando en que, si me habían visto lo más lógico es que se metieran en el túnel con algún tipo de automóvil, pues la distancia total del túnel era demasiado extensa como para hacerla a pie. Al cabo de 10 minutos logré encontrar un pozo de ataque. Allí me metí y permanecí escondido unos 15 minutos en la sombras. No tenía cobertura, por lo que no podía avisar a mis amigos para ver donde se encontraban.
Mi preocupación iba aumentando con el tiempo, pues me fijé que en el terreno barroso no había ninguna otra pisada que no fuera la mía, y se supone que ellos iban por delante. Pensé que era probable, que si nos estaban siguiendo les hubieran atrapado , por lo que tenía dos opciones, o seguir el túnel o retroceder y encontrarme con los de seguridad.

DSC06265

El túnel era tan grande y misterioso que no pude resistirme a la primera opción. Yo sabia que ellos estarían bien y no tenía por que preocuparme, el único problema era el de tener que hacer todo el recorrido yo solo, por los peligros que me podrían acechar. Si me pasara algo nadie se enteraría pues la cobertura era nula. Decidí a arriesgarme y seguí por aquel interminable túnel. El terreno cada vez se complicaba mas pues estaba lleno de barro que dificultaba las pisadas.
Al cabo de 15 minutos logré alcanzar el segundo pozo de ataque, en aquel punto a lo lejos la luz cesaba y pude observar una inmensa nube que mantenía opaca la distancia.
Aquella espesa nube encendió todos mis sentidos. No podía regresar hacia atrás, pero continuar era muy peligroso.
No contaba en ese momento con un detector de oxigeno, por lo que acceder a esa nube y a mitad de camino desfallecer era muy probarle. Las partículas en suspensión nunca son buenas para la respiración y menos cuando forman una barrera negra en el ambiente.
Allí permanecí una media hora, pensando en lo que debería hacer. No tenia muchas posibilidades. Estaba completamente solo en mitad de un túnel…
Seguía pasando el tiempo, mientras descansaba hasta que escuche unas ligeras voces a lo lejos. No me lo podía creer. Eran mis amigos. En ese momento me dio un subido. Ya no estaba solo.
Conversando con ellos me dieron a entender, y era lógico, que el túnel se bifurcaba y mientras yo fui por un lado ellos cogieron el otro camino, por lo que era comprensible que a lo largo de la travesía no nos viéramos.

DSC04498

Después de estar un tiempo dialogando, y ya siendo mas decidí adentrarme un poco en el túnel para poder experimentar si podríamos acceder o no. Si me pasaba algo al menos se darían cuenta, aunque tras avanzar unos 5 minutos, con uno de mis amigos nos dimos cuenta de que el peligro cada vez era mayor. El túnel cada vez era mas oscuro y la ausencia de ventilación y salidas de emergencias lo harían muy peligroso. En ese momento tocaba poner fin a la exploración.

Pasaron los meses y mi colega Sergi me comentó que lograron acceder hasta el final del túnel, pero que estaba inundado y que para poder ir hasta el fondo era necesario ir con una barca.
Así que volví a poner rumbo para retomar la exploración inacabada.

DSC04402
DSC04474


Cuando llegamos al punto de retorno de la vez anterior, vi como ya no se encontraba la mortal nube espesa que nos impidió el paso. Así que tras unos pequeños pasos nos empezamos a adentrar en la más profunda oscuridad.
Por delante nuestro nos quedaba un gran camino, sin luz alguna. Dependíamos plenamente de nuestras linternas para poder sobrevivir a 80 metros bajo tierra.
En esta ocasión contaba con mi medidor de oxigeno y gases. Todo correcto. Si hubiera algún peligro las alarmas me notificarían para retroceder lo antes posible.
En cuestión de minutos nos encontrábamos en total oscuridad. En ese momento la mente se me activó y me vinieron numerosos pensamientos.
El saber que dependemos de la luz para sobrevivir, lo insignificantes que somos bajo tierra, la total tranquilidad que ampara el no ver nadas, pero que a la vez te pone en un estado de alerta que puede desembocar en pánico.
Hay que saber controlar muy bien la mente en esas situaciones para no perder la cordura y más sabiendo que probablemente estaríamos unos 10 horas en completa oscuridad.
Tras 30 minutos andando a buen ritmo llegamos a la cola de la rotuladora. Una gran infraestructura usada para construir túneles que estaba completamente parada. Era increíble ver con tus propios ojos esa gigantesca maquinan ahí olvidada bajo tierra. Oxidándose como si de un organismo muerto se tratara.

DSC04536-Editar

Y allí conseguimos llegar al cabezal. El encargado de demoler la tierra para poder avanzar bajo tierra. El paso del tiempo había hecho que no fuera posible tocar tierra, pero por eso llevábamos la balsas.
No fue tarea inflarla, pues requerimos de bastante tiempo y luego la complejidad de poder lanzarla por uno de los agujeros del cabezal. Pero tras unos 15 minutos conseguimos hincharla por completo.

DSC04548-Editar
DSC04540-Editar


Ahora quedaba un paso crucial, que era la de intentar encajar la balsa por los agujeros de la tuneladora y poder lanzarla. No fue tarea fácil, pero tras atarle una cuerda para no perderla ahí estábamos tirándola al agua.
Descendimos y fui el primero en tocar pie con la balsa. A primera vista todo parecía correcto, pero unos extraños sonidos me dio a entender que había pinchado.
Y efectivamente, tras lanzar la barca, algún hierro hizo que perdiera aire constantemente. En ese momento ya era inevitable repararlo, pero como la fuga no era muy grande, podía contar con el inflador para ir dándole aire constantemente. Y ahí me encontraba remando al lado de los dientes de la tuneladora.

_DSC7448-Editar


Mi objetivo era la de poder hacer una fotografía en la cual se viera entero todo el cabezal, por lo que tenia que alejarme bastante y agarrado a una valla que conectaba con otro pozo de ataque pude realizar la fotografía que quería.

DSC04563-Editar
DSC04622-Editar-Editar
DSC04576-Editar-Editar

Estuvimos un buen rato haciendo fotografías pero ya tocaba poner fin a la exploración pues llevábamos como unas 10 horas bajo tierra y aun nos quedaba el camino de vuelta.
Lo bueno que ya a la vuelta iríamos mas ligeros por no tener que cargar con la balsa y con comida.

DSC04461-Editar-2-Editar-2
_DSC7460-Editar


Al final tras varias horas caminando y explorando otras zonas por fin pudimos ver la superficie. Se había hecho de día, y es que llevábamos unas 13 horas bajo tierra desconectados del mundo exterior.

DSC04504

La exploración aún no había terminado, pues meses más tarde decidí volver con mi colega Okos (@okos_) con la misión de poder hacer el día ahí abajo. Para ello disponíamos de unas hamacas y un inflador automático para intentar resucitar las balsas (que estarían sin aire tras el paso del tiempo).
La ruta fue más o menos parecida, el mismo recorrido sin complicaciones.

DSC04480

Cuando llegamos lo primero que hicimos fue cenar, una cena bastante contundente para aguantar lo máximo posible sin hambre, y colocamos las hamacas para dormirnos e intentar despertarnos pronto para realizar fotos.
He de decir que fue una de mis mejores noches durmiendo fuera, y es que tras varios usos ya había cogido el truco a dormir en hamaca, y sin frió (que es lo más complicado cuando duermes fuera y dificulta coger el sueño) conseguí dormir del tirón

DSC06189
DSC06194

A la mañana siguiente, nos levantamos con la extrañeza de la oscuridad, y es que te desorienta un poco el no saber si es de día o de noche. El ser humano es una animal que depende del sol para sobrevivir y cuando nos privan de el estamos en verdadero peligro.
Tras llegar al cabezal vimos con pena las balsas totalmente deshinchadas. Las conseguimos poner en zona segura y nos pusimos a inflarlas.
Fue un fracaso, pues estaban totalmente pinchadas, una pena pues queríamos disponer de ellas para hacer más fotos.
Okos, quería realizar una fotografía en el agua y sin balsas hinchadas cogió los restos de una de ellas y se puso encima. El agua le llegaba por la cintura. No era muy recomendable bañarse en esa contusiona pues la calidad del agua es muy dudosa,. Pero también era la única alternativa.

DSC06202
DSC06215


En mi mente no cabía a la comprensión que una persona estuviera a 80 metros bajo tierra, en una tuneladora abandonada casi nadado. Cosa de locos.
Tras realizar las fotos un percance con la linterna hizo que cayera al agua, por lo que no había mas remedio que tener que bucear para cogerla. Aun no comprendo como pudo hacerlo, pero ahí estaba buceando para recuperar la linterna. Creo que nadie en su sano juicio haría algo similar.

DSC06244

Después de otro buen rato haciendo fotos y tras varias horas, pusimos final al viaje, por lo que recogimos todo y pusimos rumbo al exterior.
Esta vez la salida seria completamente de día por lo que teníamos que tener cuidado porque eramos muy visibles.
Todo fue con normalidad y puse poner punto y final a una de mis exploraciones preferidas de todos los tiempos.

DSC04527-Editar
DSC04668

Si quieres ver la galería completa de fotos pincha AQUÍ

Publicado enSin categoría

Un comentario

  1. Pedro Pedro

    Brutal !! he visto tu video en YouTube. Tremendo, y sin vandalizar nada. Grande chaval.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *